Fastos católicos para la Fiesta de la Siembra

15 Septiembre, 2010
Por Rebeca Ruiz

¿Vives en Las Rozas? ¿Te has preguntado alguna vez por el origen de las fiestas de San Miguel, que año tras año los vecinos celebran con ilusión en el pueblo? Hasta hace muy poco, Las Rozas era un pueblo campesino donde todo giraba en torno al cultivo del cereal. En Mataborricos hemos buceado entre algunos de los libros más prestigiosos sobre investigación de costumbres populares. Aquí te presentamos un extracto:

Son tres las ocasiones que llevan al hombre medieval a algún tipo de celebración: las festividades eclesiásticas contenidas en el calendario, los acontecimientos públicos de carácter extraordinario y las fiestas familiares. En principio, tres ámbitos distintos, también: la iglesia, la ciudad y la casa; sin embargo, la mezcla de lugares no tardará en producirse, debido fundamentalmentte a la omnipresencia eclesiástica en la vida cotidiana de la Edad Media, que acabará yendo del mundo sacro al profano, en un itinerario opuesto al emprendido inicialmente: en efecto, la Iglesia cristianizó numerosas celebraciones paganas, como es bien sabido, pero con el paso del tiempo algunas festividades recuperaron su primitivo espíritu (o no lo habían perdido por completo) o se cargaron de elementos ajenos al Cristianismo; y del interior del templo se pasó al atrio, y luego a la plaza.

La desaparición del circo, del teatro y de otros espectáculos de la Antigüedad se debió –entre otros factores– a la oposición que mostró la Iglesia en todo momento a estos entretenimientos; bastará recordar que Tertuliano advertía que el circo exacerbaba la ferocidad y el teatro vivía de la impudicia; así, el cristiano sólo debía esperar el espectáculo del Juicio Final.

Además de los domingos y fiestas de guardar, que pueden estar relacionadas con Jesucristo, la Virgen, los Apóstoles o con santos locales, hay cuatro ciclos que abarcan el año completo: Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua. Pero además del año litúrgico, la vida continúa con un calendario directamente relacionado con las labores del campo y, en definitiva, con la sucesión de las estaciones. En gran medida, el año litúrgico cristianiza ritos y fiestas paganos, y las celebraciones anuales serán una mezcla de ambos elementos.

En otoño empieza el trabajo de preparación del campo para la siembra; las labores de roturación y de abono por el ganado que puede entrar en el campo tras la cosecha; termina con la siembra y el pago de rentas y diezmos; en ese periodoapenas hay cuatro grandes fiestas, que coinciden con cada una de las fases enumeradas: san Miguel (29 de septiembre), San Lucas (18 de octubre), el día de Difuntos (1 de noviembre) y el de Todos los Santos (2 de noviembre) y el de San Martín (11 de noviembre).

Los campesinos europeos y su familia señalaban el ciclo de las estaciones con los días festivos de la Iglesia y los trabajos que ocupaban los meses del año agrícola. Los días festivos y los cambios estacionales se convirtieron en un modelo para la Europa cristiana: desde la fiesta de san Pedro Encadenado (1 de agosto) hasta la fiesta de san Miguel (29 de septiembre), época de la recolección de la cosecha; desde el día de san Miguel (29 de septiembre) hasta el día de Navidad (25 de diciembre), momento de la preparación de alimentos para el invierno; desde Navidad a Pascua, la época más dura del año, en la que se esperan los primeros cereales, corresponde a los días de Cuaresma, en la que el ayuno se convertía en una virtud. Todas las fiestas importantes de la Iglesia Católica se acomodaron al calendario ya existente, por el que se regían los agricultores.

Hacia la primera mitad del siglo XVIII, el día 18 de septiembre, para celebrar la llegada del año nuevo, las campesinas rusas mataban el ganso que habían criado. En la Inglaterra del siglo XIX, el ganso se engordaba con las rozas de los campos segados para la celebración de la festividad de San Miguel, el 29 de septiembre. Las mujeres campesinas no albergaban el sentimiento de iniciar un nuevo año de posibilidades en enero, sino en la época de la recolección. Las ilustraciones del Libro de horas del siglo XV muestran la cebada, el trigo y el centeno listo para la siega, el lúpulo pronto a ser mezclado, las uvas púrpuras y verdes en las viñas dispuestas para la vendimia, la miel esperando ser extraída de las colmenas.

Fuentes: Historia de los espectáculos en España e Historia de las mujeres: una historia propia.

Puede decirse, por tanto, que la llamada por la Iglesia festividad de San Miguel fue utilizada desde mucho antes por los campesinos de toda Europa para marcar el final del verano y el comienzo del otoño; para detener el ciclo de trabajo en el campo por un día y celebrar que comenzaba un nuevo año cargado de posibilidades. Y ese es el caso de Las Rozas, pueblo cerealero desde tiempos inmemoriales hasta que se convirtió en la ciudad dormitorio que pasó a ser hace unas cuantas décadas. Por esa razón, porque estas fiestas no han tenido nunca un carácter religioso más allá del que antinaturalmente le impuso la Iglesia en otro tiempo, es incluso más ridículo que el Ayuntamiento incluya dentro de su programa oficial de fiestas una Misa Solemne, una procesión y un triduo. ¿Es tarea del Alcalde de todos rogar por las lluvias al Santo al comienzo de cada cosecha o más bien debe hacerlo el sacerdote hechicero local?

Click en las imágenes para agrandar

Puedes comprobar por ti mismo la inclusión de ritos religiosos de una sola confesión (la católica) en el programa oficial de fiestas editado por el Ayuntamiento, en la página web de la concejalía de Fiestas de Las Rozas o en el PDF distribuido por esta misma Concejalía, del que en Mataborricos conservamos una copia.

¿Le pedirá nuestro alcalde “fortaleza” al Santo para “no desfallecer”, como ya hiciera su compañero de partido Mariano Rajoy con el apóstol Santiago?

Tags: , , , , ,

One Response to Fastos católicos para la Fiesta de la Siembra

  1. Bitacoras.com on 15 Septiembre, 2010 at 17:54

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¿Vives en Las Rozas? ¿Te has preguntado alguna vez por el origen de estas fiestas que año tras año los vecinos celebran con ilusión en tu pueblo? En Mataborricos hemos buceado entre algunos de los libros más prestigioso……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos, están marcados *

*